Uno de los principales problemas que deben afrontar los responsables de las plantas de energía solar de zonas áridas o desérticas, es el mantnimiento de los paneles solares. Debido a las zonas, los paneles acumulan grandes cantidades de polvo, tierra y arena, y eso ocasiona que se reduzca notablemente su eficiencia. La solución: robots limpiadores.

En el parque solar Ketura Sun, ubicado en el desierto de Néguev (al sur de Israel) se introdujo un sistema de limpieza que libera de estas preocupaciones a los responsables de estas instalaciones. Este sistema está conformado por 100 robots autómatas que se coordinan desde un puesto de control central (mediante una aplicación).

La firma Ecoppia desarrolló estos robots limpiadores para que repasen las placas con microfibras y chorros de aire comprimido. Una vez que desincrustan la suciedad, la arrojan fuera de la estructura. En este proceso no se utiliza agua. Para limpiar las placas, los robots se desplazan por si solos sobre una cubierta de aluminio y poliuretano situada encima de los paneles.

Durante el día, los robots limpiadores permanecen en puntos de recarga que son alimentados por los mismos paneles. Antes de esta instalación, la limpieza de los paneles solo podía llevarse nueve veces  al año ya que tenía un elevado costo de operación realizarlo a mano y esto tardaba aproximadamente unos 5 días en completarse.